Cómo limpiar un humidificador (y por qué deberías hacerlo más a menudo)

humidificador azul de esenciasAunque la humedad pueda ser algo positivo, también plantea problemas. Los ambientes húmedos proveen un maravilloso caldo de cultivo para el moho y las bacterias. Si no limpias bien su humidificador, puede convertirse rápidamente en una incubadora de gérmenes. Una que aerosoliza esos microorganismos y los nebuliza en el aire que respira. Por eso, en este post te vamos a explicar al detalle cómo limpiar un humidificador a fondo, y otras buenas prácticas para su mantenimiento.

¿Por qué es importante mantener limpio tu humidificador?

Mantener limpio el humidificador es importante por un par de razones. En primer lugar, es una tarea necesaria para asegurar que tu humidificador funcione correctamente. Como cualquier otro aparato, si no lo cuidas adecuadamente, su vida útil disminuye y al final no lo rentabilizas todo lo que pudieras.

Sin embargo, la razón más importante por la que se debe mantener limpio un humidificador es porque si no lo haces, corres el riesgo de propagar bacterias y moho potencialmente dañinos al aire. Sin una desinfección y limpieza adecuadas, al dejar agua en el depósito del humidificador ésta se estancará. Si pones en marcha el humidificador sin limpiarlo a fondo, corres el riesgo de que se liberen al aire rastros de esa agua estancada y que tanto tu como tus seres queridos los inhalen.

Esto no sólo contamina la calidad del aire interior, sino que respirar este vapor repleto de bacterias puede conducir a una gran cantidad de síntomas de salud negativos. Tales como ataques de asma, tos severa, inflamación pulmonar, fiebres de alto grado, pérdida de apetito, ansiedad y dificultad para respirar. En los casos más extremos, causados por una exposición mucho más prolongada, se podrían desarrollar infecciones respiratorias, cicatrices pulmonares o incluso alguna enfermedad pulmonar.

Afortunadamente, podemos evitar todo esto si seguimos los pasos que más a continuación detallaremos.

¿Cómo limpiar un humidificador? esto es lo que vas a necesitar

utensilios de limpieza

Suministros de limpieza

Como ya hemos visto, mantener limpios los humidificadores es clave para evitar la acumulación de moho o bacterias. No necesitarás más que un pequeño esfuerzo y algunos productos básicos que encontrarás por casa:

  1. Vinagre blanco
  2. Blanqueador, agua oxigenada o peróxido de hidrógeno
  3. Un cepillo suave
  4. Mucha agua
  5. Toallas limpias
  6. Guantes y gafas protectoras

Cada tipo de humidificador tiene una estructura diferente, pero la mayoría incluye un tanque de agua y una base. Si el tuyo tiene piezas adicionales, no te preocupes, ya que casi todos los componentes de plástico se pueden limpiar de la misma manera. Sólo mantente alejado de la electrónica y los paneles de control para más seguridad.

Como siempre recomendamos, es también importante echar un vistazo a las recomendaciones del fabricante del humidificador. Es algo importante antes de desmontar o limpiar cualquier aparato. No olvides usar guantes y gafas protectoras cuando manipules blanqueador u otros productos químicos fuertes.

Cómo limpiar un humidificador a fondo en 5 pasos

A continuación te explicaremos cómo limpiar un humidificador a fondo. Siguiendo estos cinco sencillos pasos, podrás sacar el máximo provecho del humidificador y mejorar la calidad del aire interior. Si utilizas tu humidificador todos los días, debes realizar una limpieza profunda al menos una vez a la semana. Para humidificadores más grandes (más de 20 litros), una vez cada dos semanas debería ser suficiente.

Estos pasos de limpieza son especialmente importantes si estás utilizando un humidificador de vapor frío o ultrasónicos, ya que los humidificadores de vapor caliente tienden a eliminar más bacterias en su proceso de hervir el agua.

Paso 1: Desmontaje

Con el humidificador desenchufado de la pared, vierte el agua restante del depósito, luego desmonta el humidificador y coloca las piezas frente a ti. Dependiendo del modelo, desbloquea cualquier otra pieza extraíble de la base y sepáralo todo para facilitar su reconocimiento. Verás rápidamente qué partes necesitan ser limpiadas.

Si tu unidad en particular incluye un filtro de aire, asegúrate de quitarlo también. Los filtros pueden limpiarse con agua corriente fría y luego dejarse secar al aire.

Consejo: Si tienes el manual a mano, úsalo. Es probable que tengas instrucciones sobre cómo desmontar correctamente el humidificador para su limpieza.

Paso 2: Desinfectar con vinagre

como limpiar humidificador con vinagre

El vinagre blanco destilado es un desinfectante natural muy barato pero efectivo. Vierte suficiente vinagre blanco en la base para que llene todas las áreas con las que el agua entra en contacto normalmente. A menos que tengas una acumulación de suciedad severa, evita usar productos de limpieza agresivos, ya que puede dañar el material y también absorberlo. Podría pasar que al usarlo de nuevo acabes inhalando el producto. Como ya hemos dicho antes, siempre es recomendable usar productos caseros como el vinagre blanco.

Déjalo todo en remojo durante 25-30 minutos para que la suciedad se descomponga. Mientras se empapa, podemos enjuaguar el filtro (si el modelo tiene uno) con agua fría y luego déjarlo a un lado en una toalla para que se seque al aire libre.

Consejo: Si el humidificador tiene pequeñas piezas interiores extraíbles, sumérjelas en un tazón de vinagre para descomponer los depósitos minerales y el moho.

Paso 3: Usa un cepillo para mayor limpieza

como limpiar humidificador

Mientras dejamos todo en remojo, otra cosa que podemos hacer es usar un cepillo suave para eliminar cualquier residuo que se haya resistido. Los cepillos más pequeños, como un cepillo de dientes, suelen ser ideales para aquellas partes que sean de dificil acceso. Esto debería ser un trabajo rápido, ya que el vinagre ya habrá descompuesto la mugre.

Lo más práctico es hacerlo junto con el segundo paso, ya que vamos a estar esperando media hora. Usando una mezcla de 1 cucharadita de blanqueador con 4 litros de agua aproximadamente, llena el tanque por lo menos hasta la mitad y remueve la mezcla para que todo el interior quede cubierto. También puedes sustituir el peróxido de hidrógeno al 3% por blanqueador si lo prefieres.

Consejo: Es posible que su humidificador tenga su propio cepillo de limpieza. Comprueba si lo tienes en alguna parte.

Paso 4: Enjuagar y secar

limpieza profunda del humidificador

Una vez estés satisfecho con su limpieza, usa el agua del grifo para enjuagar bien la base, el tanque y todos los demás componentes, agitando bien todo para eliminar la humedad atrapada. También es recomendable usar una mezcla de agua y aceite de árbol de té (unas 10 gotas) hasta que el olor del vinagre desaparezca. Ten en cuenta que el olor del vinagre es fuerte y puede que necesites usarlo un par de veces.

Agítalo suavemente para eliminar cualquier resto de escombros. Una vez hecho, coloca todas las piezas en una toalla para que se sequen al aire libre. Esto también ayudará a eliminar los aromas residuales.

Consejo: Si el vinagre ha reaccionado con la suciedad empezará a burbujear. ¿No ha ocurrido? Entonces cambia el vinagre una o dos veces durante el período de remojo. Siempre puedes utilizar un objeto puntiagudo para eliminar los puntos difíciles.

Paso 5: Montar de nuevo

Una vez que todas las piezas se hayan secado completamente, estarás listo para volver a montar y reanudar el uso del humidificador. No olvides reemplazar el filtro de aire de la unidad cuando corresponda. Llena su tanque con agua limpia y libre de minerales, enchúfalo y comienza a disfrutar de los efectos de una humedad fresca y relajante en su vida.

Consejo: A continuación te aconsejamos unos hábitos que prolongaran la vida útil de tu humidificador, e impediran que se llene de residuos con facilidad.

8 buenos hábitos para un perfecto mantenimiento

El humidificador, como cualquier otro aparato que tengamos en casa, requiere de un mantenimiento periódico. Todos los humidificadores tienen filtros que hay que limpiar con asiduidad.

Hasta ahora hemos visto cómo limpiar un humidificador a fondo. Ahora te enseñaremos unos pequeños trucos para mantener los humidificadores libres de moho, hongos y bacterias dañinas el más tiempo posible. Estos consejos te ayudarán:

1) Usa agua destilada o desmineralizada.

El agua del grifo contiene minerales e impurezas que pueden crear depósitos dentro del humidificador que promuevan el crecimiento bacteriano. Cuando se liberan al aire, estos minerales a menudo aparecen como polvo blanco en los muebles. Nosotros también somos suceptibles de inhalar estos minerales que están dispersos en el aire. Es por eso que recomendamos el agua destilada o desmineralizada, ya que contiene un contenido mineral muy inferior al del agua del grifo.

Con el sistema ultrasónico es especialmente importante utilizar agua lo más limpia posible, así que siempre que puedas utiliza agua embotellada o destilada. La principal razón es que al no hervirse el agua en el proceso de vaporización, no se consigue eliminar los microorganismos o impurezas que pudieramos encontrar en el agua. Estas impurezas van a estar presentes y van a ser inhaladas por las personas alrededor. Son hábitos que a largo plazo podrían incluso suponer problemas de salud.

Consejo: Además, siempre puedes utilizar cartuchos o filtros de desmineralización siempre que el fabricante lo apruebe.

2) Cambia el agua del humidificador con frecuencia.

No permitas que se formen películas o depósitos dentro de los humidificadores. Vacía el depósito siempre después de usarlo y seca las superficies interiores con un paño suave. Incluso usándose, es más que recomendable reponer el agua del depósito pues los microorganismos se pueden empezar a generar tras 48 horas.

Consejo: Es especialmente importante esta medida en humidificadores de vapor frío o ultrasónicos, ya que en el proceso se acumulan más restos con respecto a los de vapor caliente.

Si quieres saber más sobre las diferencias entre los humidificadores de vapor caliente y frío, en este post te lo contamos con pelos y señales

3) Limpia los humidificadores cada tres días.

limpiar humidificador regularmente

Desenchufa el humidificador antes de limpiarlo. Retira cualquier rastro o película del depósito y otras partes del humidificador con una solución de peróxido de hidrógeno al 3%, que está disponible en las farmacias. Algunos fabricantes recomiendan el uso de blanqueador con cloro u otros desinfectantes, pero como ya hemos dicho anteriormente, siempre es más recomendable usar productos caseros que dañen menos el humidificador. Siempre enjuagua el tanque después de limpiarlo para evitar que los productos químicos dañinos se transmitan por el aire, y luego se inhalen.

En caso de encontrar cal, sigue los pasos que hemos comentado anteriormente y haz una limpieza a fondo con vinagre.

Consejo: Es especialmente importante limpiar el conducto por donde entra el agua, que es donde percibiremos más suciedad. No añadir detergente, sólo frotar suavemente con pañuelos o servilletas desechables y enjuagar.

4) Cambia los filtros del humidificador regularmente.

humidificador o deshumidificador

Si el humidificador tiene un filtro, cámbialo al menos con la frecuencia que recomiende el fabricante, y más a menudo si está sucio. También es recomendable cambiar regularmente el filtro de tu aire acondicionado y calefacción, así evitamos que los gérmenes se produzcan en otros puntos de la casa.

Nota: Existen modelos con filtro antical cuyo mantenimiento no requiere de un seguimiento exhaustivo, pero aún así, no hay que olvidar cierto mantenimiento.

5) Es importante dónde coloquemos el humidificador.

donde poner el humidificador

Cuando instalemos el humidificador, apoyarlo en una zona nivelada, apuntando siempre a una zona de paso libre. No apuntar directamente a una pared.

Si el área alrededor de un humidificador se humedece, incluyendo ventanas, alfombras, cortinas o manteles, reduce la frecuencia con la que se usa. Esto puede suponer un problema a la larga.

6) Vacía y seca los humidificadores antes de guardarlos.

secar humidificador despues de limpiar

Vaciar el depósito de agua en caso de no usarse, y utilizar una toalla para secarlos antes de guardarlos. Es importante que sus piezas estén secas, ya que el agua estancada podría facilmente provocar la creación de microorganismos. Y luego límpialos de nuevo cuando los saques para usarlos. Desecha todos los cartuchos, casetes o filtros usados.

Consejo: Aunque algunos humidificadores se utilizan con aceites esenciales, agregar sal está contraindicado, ya que estarías ayudando a la creación de microorganismos en el aire.

7) Sigue las instrucciones de los humidificadores centrales.

Si tienes un humidificador incorporado en tu sistema de calefacción y aire acondicionado central, leete el manual de instrucciones. O siempre puedes preguntar a su especialista en calefacción y aire acondicionado sobre el mantenimiento adecuado.

8) Considera reemplazar los humidificadores viejos.

Con el tiempo, los humidificadores pueden acumular depósitos que son difíciles o imposibles de eliminar y fomentar el crecimiento de bacterias. Así que llegado el momento, siempre es recomendable hacerte con uno nuevo.

Hoy día la tecnología avanza a pasos agigantados, y es fácil encontrar humidificadores para bebés, que sean seguros, portables y ultrasilenciosos. En este post te hablamos sobre ellos

Como extra, te dejo este video que recopila algunas de las técnicas que hemos comentado aquí:

¿Qué problemas provoca un humidificador que no se limpia regularmente?

como limpiar humidificador a fondo en 5 pasosLos problemas pulmonares, desde síntomas similares a los de la gripe hasta infecciones graves, son los principales problemas. Los expertos también han identificado algo que llaman «fiebre del humidificador», una forma de inflamación viral de los pulmones causada por bacterias del humidificador.

Aunque inhalar estos agentes es malo para todos, podría ser especialmente dañino para los niños y para aquellos con asma o problemas respiratorios. Los autores de un estudio de la Universidad de Utah descubrieron que un bebé había desarrollado una lesión pulmonar grave después de inhalar el «polvo blanco» del humidificador, o la acumulación de polvo de calcio, magnesio y otros depósitos metálicos que se pueden formar en el interior del depósito del equipo.

Por supuesto, muchas cosas son dañinas cuando se usan incorrectamente. Como ya hemos visto, el humidificador debe ser limpiado regularmente, al menos cada 3 días. Y si se usa durante todo el día, incluso diariamente.

Como ya hemos resaltado antes, es recomendable no usar productos químicos agresivos. En 2011, hubo un brote de infección pulmonar entre los pacientes de un hospital coreano por culpa de los desinfectantes altamente agresivos que se usaron. Aunque los tipos de desinfectantes relacionados con ese brote hospitalario no se suelen usar en casa, es siempre mejor usar productos caseros como el vinagre, jabón y agua.

La importancia del nivel de humedad relativa

humedad relativa óptima

La humedad alimenta muchas cosas que no queremos en nuestras casas, como el moho y las esporas, así que es importante no abusar de la potencia del humidificador. Como ya sabemos a través de este estudio del 2013, mantener el nivel de humedad relativa entre un 40% y un 60% es primordial. Muchos humidificadores vienen con higrómetro incorporado (con el que podemos ver el nivel de humedad), pero siempre se pueden encontrar por internet.

Si esto te ha asustado, no te preocupes, en este post te hablamos de cómo un humidificador beneficia tu salud de 13 formas diferentes

Así que esperamos que esta completa guía te haya sido de ayuda para entender cómo limpiar un humidificador correctamente, y los peligros de no hacerlo.

 

Deja un comentario

Compartir
Twittear
Pin